COLUMNAS, ARTÍCULOS Y OPINIÓN


federico

 

TRUMP Y EL  CAMBIO CLIMÁTICO - RETIRADA Y CONSECUENCIAS
Versión para dummies, fácil, breve y en contexto.
Bogotá, Viernes 2 de Junio 2017

Por Federico Durán Soto

Algunos ya lo califican como el anticristo del nuevo siglo y otros como el funesto portador del 666, número maldito del apocalípsis bíblico.

Pero despojándonos de dichas profecías de antaño, intentaré dejar al lector un panorama claro sobre las razones, significado y consecuencias de la decisión que acaba de sacudir los cimientos del planeta.

Aunque ya se podía prever su decisión, Trump ha dejado al mundo estupefacto. El presidente de Estados Unidos  puso la lupa en los “intereses nacionales” y consumó el giro aislacionista frente a un acuerdo refrendado por todo el planeta, excepto Nicaragua y Siria.

En sus propias palabras:

El anuncio
Con el fin de cumplir con mi solemne deber de proteger a Estados Unidos y a sus ciudadanos, Estados Unidos se retirará del acuerdo climático de París.

Pittsburg, no París
Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh (ciudad de EEUU famosa por su industria siderúrgica), y no a los de París.

El acuerdo beneficia a otros
El "Pacto de París" se convirtió en un mero acuerdo comercial. Injusto y peligroso para EEUU. Una barrera burocrática que, a su juicio, impide la libre expansión industrial y que sólo ofrece ventajas competitivas a China e India. “Este acuerdo tiene poco que ver con el clima y más con otros países sacando ventaja de Estados Unidos. Es un castigo. China puede subir sus emisiones, frente a las restricciones que nos hemos impuesto. E India puede doblar su producción de carbón. Este pacto debilita la economía estadounidense, redistribuye nuestra riqueza fuera y no nos permite utilizar todos nuestros recursos energéticos”.

Riesgo de apagones
Con un crecimiento interno del 1 %, las fuentes de energías renovables pueden satisfacer parte de nuestra demanda interna. Pero, con el crecimiento del 3% o 4 %, que espero, necesitamos todas las formas de energía estadounidense disponible. O nuestro país estará en grave peligro de sufrir caídas de tensión y apagones

Liderazgo
Trabajaré para asegurar que Estados Unidos siga siendo el líder mundial en temas ambientales, pero bajo un marco justo y donde las cargas y responsabilidades sean compartidas por igual entre todas las naciones alrededor del mundo.

De esta forma Trump abandona la lucha contra uno de los desafíos más inquietantes de la humanidad. No es de extrañarse pues en el 2012 aseguró que el calentamiento global era un concepto inventado por China para dañar a la industria norteamericana. Lo escribió en Twitter y desde entonces la frase le persigue: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la manufactura de EE UU”. Durante la campaña, insistió en que el cambio climático era un engaño. "No soy un gran creyente en la contribución del hombre al cambio climático”.

¿Pero qué es el Acuerdo de París?
El Acuerdo de París sobre cambio climático fue adoptado por 195 países en diciembre de 2015 en París donde se trazó el camino hacia un mundo sostenible mediante cambios drásticos en la economía global. El objetivo del acuerdo es contener el aumento de la temperatura 'muy por debajo de los 2ºC' respecto a la era preindustrial y 'de seguir esforzándose por limitar este aumento a 1.5ºC'.

¿Cómo puede abandonarlo Estados Unidos?
Tomada la decisión, la salida es fácil, pues en este nuevo marco Estados Unidos será libre de decidir su propio camino en lo referente a políticas ambientales. El acuerdo de París estableció que los países no podrían abandonarlo durante los primeros tres años y, una vez decidido, no sería efectivo hasta un año después. Es decir, en teoría, EE UU seguirá formando parte del acuerdo del clima hasta 2020. Pero en la práctica, la situación es distinta. Trump ha aprobado diversas normativas que ya han desmantelado la política de Obama en su lucha contra el cambio climático y que contribuirán a que no se reduzcan las emisiones. Trump ha eliminado los planes energéticos que prohibían nuevas explotaciones de energías fósiles y ha dado vía libre a las extracciones en zonas costeras de EE UU que Obama había protegido.

¿A qué se había comprometido el Gobierno estadounidense?
Como país miembro del Acuerdo de París, EE UU pretendía una reducción de las emisiones contaminantes de entre un 26% y 28% para 2025 con respecto a los niveles de 2005. Los expertos aseguran que al cancelar las políticas energéticas de Obama, EE UU solo lo reduciría un 14%.

¿Y cómo se mide este perjuicio?
Una estimación de varios expertos consultados por Associated Press apunta a que cada año podría haber hasta 3.000 millones de toneladas más de dióxido de carbono en la atmósfera. Incluso si todos los países del Acuerdo de París cumplen su compromiso excepto EE UU, la tierra podría calentarse 0.3 grados centígrados más a finales de siglo —el objetivo es que no alcance los 2 grados para entonces y ya hemos superado más de 1,1 grados centígrados.

¿Y qué consecuencias tendrá para el planeta?

Estados Unidos seguirá siendo uno de los grandes países contaminantes —el segundo sólo por detrás de China— y no logrará alcanzar sus objetivos en recortes de emisiones lo que repercutirá en grandes perjuicios para el planeta entero. Según las predicciones de la comunidad científica global, las consecuencias de no reducir las emisiones tóxicas en las décadas venideras será enfrentarse a mayores niveles de calentamiento, subirán las temperaturas medias, se acelerará el deshielo en los polos y crecerá el nivel del mar generando caos e inundaciones en las zonas costeras de todo el planeta. Tambien vendrán cambios en las corrientes oceánicas, tormentas más poderosas y de mayor duración, sequías, incendios y desaparición de variados ecosistemas. Si EE UU no recorta lo prometido por Obama, como segundo país más contaminante, el impacto será aún mayor y en menos de un siglo las generaciones por venir pagarán la desconsideración actual con nuestra madre tierra. ¿Sera grave?

Por Federico Durán.