Información relacionada:


FORMACIÓN DE LAS CORDILLERAS COLOMBIANAS (OROGÉNIA)
Oriental, Central y Occidental

A lo largo del tiempo la Tierra ha sufrido constantes cambios, entre ellos la generación de nuevas estructuras, cadenas montañosas a partir de la deformación por compresión de los sedimentos de una cuenca sedimentaria. Este proceso es lo que se denomina orogenia.

De manera general, en la Tierra han ocurrido tres grandes orogenias en tiempo geológico. La primera, o caledoniana, hace 330 millones de años originó cadenas montañosas de las que hoy sólo quedan pequeños rastros. Esta orogenia formó los montes escandinavos y de Escocia, y algunas cadenas bajas de Canadá, norte de Asia y Australia, que hoy dan la impresión de ser colinas suaves y redondeadas. La segunda orogenia, hercínica o varisca, hace 220 millones de años, formó los Urales, parte de los Apalaches y muchos macizos europeos. En esta orogenia se empezó a crear una cordillera pre-andina, que después se erosionó durante gran parte de la era Mesozoica.

El último plegamiento orogénico fue el Andino-Alpino, que es el de nuestro interés. Este ocurrió en el Cretácico Medio y Superior, y dutante la era Cenozoica se levantaron de nuevo las cordilleras andinas, con dos grandes accidentes orogénicos, uno al comienzo y al final de esta era, y luego, tuvo más formaciones durante el Piloceno.

La primera cordillera colombiana que tuvo lugar en el territorio fue la Central, durante el Triásico - Jurásico (225 - 145 Ma).

La elevación de la primera cordillera en Colombia: la cordillera Central

La elevación de esta cordillera ocurrió durante la era Mesozoica, en los períodos Triásico y Jurásico. Mundialmente durante el triásico se estaba separando la Pangea, y se formaron grandes bosques de coníferas, reaparecieron los insectos y los grupos de reptiles eran los más dominantes, pero los anfibios mayores desaparecen. En el jurásico dominan las plantas gimnospermas y en el cretácico, comienza la diversificación de mamíferos y se extinguen masivamente muchas especies, incluyendo los dinosaurios, pero sobreviven los mamíferos.

Hacia esta era en Colombia, la cordillera central empieza a consolidarse apropiadamente, además ocurren procesos que dan lugar a la Formación Luisa del Tolima y Huila, pues esta cordillera sufre intensas erosiones subaéreas y se depositan abanicos aluviales en las llanuras de su borde oriental (lo que hoy es la Formación antes mencionada). Los departamentos de Tolima, Huila, Caquetá y Putumayo, surgen en el momento que se divide el macrocontinente en Laurasia al norte y Gondwana al sur (durante el Triásico Medio), a partir de una transgresión marina que llegaba al sur de aquellos departamentos y se genera también la formación Payandé sobre una plataforma calcárea marina que va a tener sus sedimentos y que luego emergerá con calizas detríticas y conglomerados, y aportará a la formación de la cordillera.

Varias formaciones se generaron durante el Jurásico, período de actividad ígnea intrusiva y extrusiva: Gruesas sucesiones de rocas sedimentarias continentales, con capas rojas de gravas y arenas, probablemente en ambientes desérticos creacon la Formación Mocoa en Putumayo, Saldaña en Tolima y Huila, La Quinta en la Serranía de Perijá, Guatapurí en Cesar y La Corual en la Guajira.

Durante el cretácico ocurre una nueva transgresión marina gracias a la apertura del Océano Atlántico Sur, que hace que el mar existente al oriente de la Cordillera Central avance hasta el Putumayo por el sur. Este evento favorece a la depositación en Cundinamarca y en Santander de sedimentos marinos. Por otro lado, en el occidente de de la cordillera Central continuaba la sedimentación de mar abierto. El Cretácico es especialmente rico en fósiles: las Amonitas, tan comunes en tantas partes de la Cordillera Oriental, como en Villeta, Cáqueza, Pacho, Villa de Leiva, Vélez, etc., y enormes reptiles, como los Plesiosaurios, encontrados en Villa de Leiva. La materia orgánica que se depositaba en las cuencas sedimentarias vendría a constituir con el tiempo, el petróleo y el gas que hoy se halla en los depósitos litificados del Valle Alto y Medio del Magdalena, la costa del Caribe, los Llanos Orientales y la Hoya del Catatumbo.

Debido al impacto de un meteorito en México (Península de Yucatán) ocurrieron terremotos, tectonismo global y profundos cambios en la atmósfera y clima del planeta durante finales del cretácico. Estos eventos causaron la extinción de muchas especies en el planeta.

A fines del Cretácico, el conjunto de fallas de Palestina , al lado oriental de la Cordillera Central, también se origina en esta época. Nuestras famosas esmeraldas, cristales de berilo, se formaron en vetas, diques y rellenos de fractura entre rocas sedimentarias plegadas y falladas del Cretácico Inferior.

En este período, empieza a emerger el Macizo de la Floresta, que hoy hace parte del departamento de Boyacá. Esta estructura es hoy la parte más alta de la cordillera Oriental.

Durante el Paleoceno y Mioceno, épocas del período Terciario del Cenozóico en Colombia, durante el aún no existe el Río Magdalena tal y como se encuentra desde San Agustín hasta Barranquilla. Aquí, los mares se retiran, dando luz a la mayor parte del territorio. Al occidente de la Cordillera Central, por los departamentos Cauca, Chocó, Córdoba, Sucre, Atlántico, Valle, Nariño, zonas bajas de Bolívar, Magdalena, Cesar y la Guajira, se conserva una franja con gruesa sedimentación marina, y el resto del país es continente con extensas zonas pantanosas (mares poco profundos rodeados por montañas). Es en estas zonas (ciénagas) donde se acumularon los restos vegetales entre arcillas y arenas que a través del tiempo geológico se convertirían en los depósitos de carbón mineral con los que hoy cuenta Colombia (Formaciones Guaduas, Cerrejón, Los Cuervos, entre otros). Este plegamiento da lugar a la formación de serranías anticlinales y valles sinclinales intermedios que condicionaron hoyas de drenaje, así como a la orogenia pre-andina, plegando las estructuras, levantándolas por encima del nivel general de erosión y haciendo desplazar las rocas más rígidas de de la Cordillera Central. En este proceso nacen las fallas del Alto del Trigo, Bucaramanga, Santa Marta y se empieza a ver la elevación de la cordillera Occidental, luego de que la oriental ha adquirido ya gran extensión.

El Cuaternario está caracterizado por la elevación de la Cordillera Andina hasta su altura actual. Hace aproximadamente un millón de años ocurrió el Pulso Orogénico Andino Tardío con un nuevo levantamiento y la reanudación de fuerte erosión. En este periodo ocurrió el recubrimiento de extensas regiones por glaciares continentales. En Colombia los glaciares de montaña tuvieron mucha mayor extensión que en la actualidad.

Es uno de los periodos con gran actividad eruptiva en la Cordillera Central y en el sur de la Cordillera Occidental. Se registran 38 volcanes, de los cuales hay 12 activos, la acción erosiva los ríos es una constante de la geología colombiana de hoy. Los más importantes yacimientos auríferos en Antioquia, Chocó, Cauca y Nariño son los de origen aluvial. El cañón del Chicamocha, del Cauca, del Patía, del Guavio, del Porce y tantísimos otros; los saltos como el del Tequendama, los raudales del Guaviare o de Araracuara, etc. son ejemplos de la labor fluvial.

Las aguas subterráneas también erosionan en las rocas calcáreas formando las grutas, cavernas, puentes naturales y ríos perdidos como la Cueva de Los Guácharos (Huila), la Cueva de Tuluní (Tolima), la Caverna del Nus (Antioquia), las n cavernas de Vélez (Santander), la Cueva de Morgan (San Andrés).

El rio Magdalena, en el Caribe que hoy sale al mar por Bocas de Ceniza, tuvo otras desembocaduras durante este periodo: el sector de Barbacoas, al sur de la Isla de Barú; la región de Galerazamba, y la región de Ciénaga Grande, en el Magdalena.

La actividad tectónica de los Andes aún no ha cesado; de allí son los terremotos que periódicamente sacuden el territorio Nacional, el hundimiento de algunas regiones y el levantamiento de otras. El territorio colombiano sufre los efectos de la colisión y movimiento de tres grandes placas de la corteza terrestre: la de Nazca al occidente, la Placa Suramericana al oriente y la Placa Caribe al norte. Entre las dos primeras hay un par compresivo donde se encuentra la Microplaca Macondo con la cadena montañosa de los Andes. Las cordilleras se elevan lentamente a lo largo de grandes fallas activas que las bordean.

BIBLIOGRAFÍA

1. Lobo-Guerrero Uscátegui, Alberto. La Infraestructura de Colombia - Memorias Vol. II. Bogotá : Sociedad Colombiana de Geotécnia, 1994.

2. Universidad Nacional de Colombia. Las eras geológicas. / [En línea] 2008.

[Citado el: 16 de Febrero de 2013.]

http://www.virtual.unal.edu.co/cursos/medicina/mtria_morfo/evolucion/und_3/pdf/
las_eras_geologicas.pdf.

 


2017 © Colombiamania.com / Contáctanos /